Bernardino León

Bernardino Leon Foro Ciudades

Bernardino León, Enviado especial de la Unión Europea para el Sur del Mediterráneo.

Ha estado destinado en las representaciones diplomáticas españolas en Liberia, Argelia, Grecia y Representación Permanente de España ante la Unión Europea.

Ha sido Director del Gabinete del Presidente de la Sociedad Estatal del V Centenario y Consejero para el enviado especial de la Unión Europea en Oriente Medio.

Desde septiembre de 2001 hasta su nombramiento como Secretario de Estado era Coordinador de la Fundación Tres Culturas, en Sevilla.

En 2004 fue nombrado Secretario de Estado de Asuntos Exteriores de España y desde el 14 de abril de 2008 pasó a ocupar el cargo de Secretario General de la Presidencia del Gobierno. Se mantuvo hasta julio de 2011, fecha en que fue designado enviado especial de la Unión Europea para el Sur del Mediterráneo.1

En 2004, junto al músico judío Daniel Barenboim, creo la Fundación Barenboim-Said para la Música y el Pensamiento.

Bernardino León participó en la mesa de debate “La Europa que queremos” el viernes 14 marzo a las 18:00 h.

“Europa ha pesar de los pesares, sigue siendo un gran proyecto”
El enviado especial de la Unión Europea para el Sur del Mediterráneo, Bernardino León, ha participado este viernes 14 de marzo en la mesa del Foro de las Ciudades “La Europa que queremos”, donde ha manifestado rotundamente que “Europa ha pesar de los pesares, sigue siendo un gran proyecto”. El representante europeo sostiene que la Unión Europea sigue siendo lo mejor que nos ha pasado a los europeos, un marco en el que hemos conocido paz, progreso, integración, cohesión social, aunque también hemos cometido muchos errores”.
Ha afirmado que le preocupa mucho el escenario que se está dando en muchos países de la UE, con el llamado Tea Party europeo. Y ha manifestado la necesidad de ser capaces de confrontar todos esos pensamientos que cuestionan el proyecto europeo en su conjunto.
En relación a los países del sur de Europa, se ha preguntado “que hubiera sido de nosotros, de portugueses, griegos o irlandeses” de no haber existido la Unión Europea, “hubiera sido todo más complicado”. No obstante, ha matizado que como proyecto político nos queda mucho por recorrer para poder hablar de una Europa realmente democrática.